lunes, 1 de agosto de 2011

Avances en salud: La Pnei (psiconeuroinmunoendocrinologia) Como afectan nuestros pensamientos y emociones sobre la evolución de una enfermedad?



Si nos detenemos en el instante en el que una persona esta recibiendo un diagnostico acerca de su enfermedad, la cual resulta incurable o de mucha gravedad, (ya sea psicológica u orgánica), el paciente responde automáticamente con pensamientos, sentimientos, actitudes y palabras que corresponden a un “sistema de creencias” y según este, podrá tener la enfermedad una evolución diferente o no al pronostico que es dado por el medico.
Llamamos “sistema de creencias” a: Un conjunto de ideas o pensamientos, que fueron elaboradas y aceptadas como incuestionables por nosotros mismos y quedan impresas en lo mas profundo, sin permitirnos muchas veces, darnos cuenta siquiera de que existen y de su poderosa influencia sobre nuestros sentimientos y conductas.
La mayoría de ellas son generalizaciones sobre nuestro pasado e interpretaciones equivocas y limitantes para con nosotros mismos.

Ej: Un paciente recibe un diagnostico sobre una enfermedad incurable, e inmediatamente recuerda que su padre también la padeció, y desde ese recuerdo imagina que su destino será igual que el de su padre, que esto se encuentra en sus genes, y no podrá hacer nada por cambiarlo, condenándose así a un pronóstico anticipadamente.
En este caso como en cualquier otro, tanto el paciente como quienes lo rodean, pueden favorecer o no a que esta persona quede paralizada por el miedo, o aceptando sin cuestionamiento alguno a este diagnostico y pronostico, o bien intente salir fortalecido de la enfermedad obteniendo un aprendizaje de vida a partir de ella.

Según las últimas investigaciones, es acertado considerar que la evolución de una enfermedad, depende en un gran porcentaje, de cada sistema de creencias.
Este descubrimiento tiene su sustento en la PNEI (psiconeuroendocrinoinmunologia), la cual evidencia la incuestionable interconexión entre nuestra mente,  nuestro sistema nervioso, endocrino, e inmunológico y el impacto que ejercen sobre nuestra salud y calidad de vida.
De esto se desprende la siguiente afirmación: El sistema inmunológico puede condicionarse bajo el control del sistema nervioso, y este ultimo reaccionara a nuestros pensamientos e interpretaciones de percepciones externas, generando emociones que se transforman en sustancias químicas, que influyen en nuestro sistema inmunológico y en otros mecanismos de curación del cuerpo. Contamos, internamente, con una droguería al menor costo, alta calidad y eficacia.
Pero es necesario aclarar la importancia de la aceptación del diagnostico recibido porque para lograr un cambio, debemos primero aceptar el acontecimiento, la negación solo hará que la enfermedad avance en otro sentido, silencioso y profundo.
Se trata de aprender a VIVIR, de otra manera.
Stella Maris Maruso* dice: “Debemos aceptar el diagnostico pero no su pronostico” cuando este no es el que deseamos.
Las certezas las dejamos en manos de Dios.
Para finalizar es importante resaltar, el poder de nuestra mente, y cuanto podemos lograr en cuanto a calidad de vida durante el transcurso de la enfermedad, aprendiendo a vivir plena e intensamente
Algunas técnicas que pueden auxiliarnos para producir cambios en nuestro sistema de creencias y este influya saludablemente en nuestro cuerpo (además de la asistencia médica) son:
Meditaciones guiadas
Ejercicios de relajación a través de la respiración.
Visualizaciones.
Reiki
Yoga
Terapia psicológica.
Ejercicio físico.

Lo mejor seria que no lleguemos a un estado de enfermedad para darnos cuenta y poner en práctica la capacidad de conocer y controlar nuestros pensamientos y lograr un estado saludable.
La definición de SALUD según la OMS: no es solo la ausencia de enfermedad, sino el pleno estado de bienestar psíquico, físico, social y espiritual.


Bibliografia consultada: “El laboratorio del alma” de Stella Maris Maruso.
*(tanatologa, fundadora y directora de la Fundación Salud de Bs. As. Argentina, y otras)


                                                                               Tania D’Andrea
                                                               e-mail: psi.taniadandrea@gmail.com











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada